December 15, 2009              

 

 

Llamado a Despertar:

Orvoton – Diciembre 15-2009

 

 

Mis queridos, Yo vengo hoy en esta manera, para contarles una pequeña historia. Esta historia tiene que ver con la razón por la que nosotros celebramos Navidad. Tiene que ver con lo que está en el almacén para ustedes en esta Navidad, y por venir, para todos los otros. Es una historia sobre pequeña una niña y su padre. Esta historia trata de cómo llegaron a ser y por qué están aquí. Yo Soy Orvotón, y, Yo vengo a contarles este secreto, que está en pie desde largo tiempo, listo para ser contado.

 

Hace mucho tiempo, en un planeta lejano se encontraba una chica, de rostro agradable y de larga estatura. Ella era pequeña, porque era tres pies más pequeña que su padre, que estaba a su lado a diez pies de altura. Él no era agradable de rostro, pero sereno y reluciente en la estatura de un varón –quien era de piel negra-, y manso como un cordero. Él estaba mirando suavemente a su hija, y sintiendo una adoración por ella, que era independiente. A medida que contemplaba su semblante, él sintió su agitación –desde dentro de su propio ser; él sabía que ella le estaba comunicando algol, que era muy profundo. Ella estaba revelándole lo que ella estaba viendo a medio camino a través del Universo. Ella estaba muy lejos viendo y estaba lista para referir a él lo que era.

 

A medida que la frecuencia de la comunicación fluía entre ellos, esto es lo que ella estaba experimentando. Había un planeta en el Universo que estaba pasando por un problema en sus aguas. Estaba rodeando un Sol que tenía girando otros diez planetas al mismo tiempo -como éste-, éste que estaba en tal peligro. Cuando el planeta entonó la entrega de ayuda y cuidado a los demás, él mismo dio más de la integridad en que existió. Ella dijo a los otros: “Ustedes son mis hermanos y hermanas, y Yo sé que ustedes están aquí, para que me ayuden en los más difíciles de los tiempos.

 

El Sol se detuvo en el planeta por la insondable luz y accedió a permitir esta camaradería entre sus familiares; porque con la interferencia del Sol, la totalidad de la historia que habían estado escribiendo, tendrían que empezar todo de nuevo. Y el Sol se echó hacia atrás en Él -en la Luz-, y envió energía de amor para toda la familia. Él vio que había una discrepancia en curso en el campo de energía de la mayoría de los planetas y, todo tenía el paquete de temor que hay presentado en toda la historia, desde el principio del tiempo.

 

Tiempo, piensa el Sol. Qué es el tiempo, sino una idea formada que no contiene la verdad, sino la que Yo le doy. ¿Si Yo fuera a tomar un tiempo fuera de mi familia, entonces, ¿ellos, qué harían?. Habría que ver la vida como realmente es, ¿o, ellos irían adelante en la idea de que el tiempo es todo lo que hay?.

 

Cuando el Sol ponderaba este pensamiento, una gran voz sonó a través de él y él reconoció la Voz de la Verdad, que Él sabía era la Voz de Dios, el Creador de Todo. Se puso de pie en la energía amorosa de lo que parece una eternidad, y, entonces, se dio cuenta que siempre fue una idea del tiempo, y así, Él regresó al momento y se dio cuenta que Él  nunca lo dejó -fue siempre el momento-, y siempre sería.

 

Entonces, Él dio otra mirada a la familia fuera allí, todos dando vueltas alrededor de Él en una cama de oscuridad y, vio el brillo interno dentro de cada uno de ellos. Él sabía que cada uno de ellos había oído su conversación con la Voz de la Verdad, y Él sonrió sobre ellos. Él sonrió y dejó salir con la energía más profunda de amor que jamás se podía imaginar. Cada uno de los planetas sintió esa la energía de amor y se transmitió cada uno a la otra, todos menos el planeta que estaba en tal peligro.

 

Este planeta apuntó hacia el Sol y gritaba desesperado una réplica de lo que se percibe como una mueca de insulto. Todo lo que podría pensar es que el Sol estaba irritándolo y permitiendo que sufriera, mientras que, el resto de la familia se fue respecto de los buenos tiempos, y lo dejó atrás, a la deriva en su miseria.

 

El Sol era capaz de leer lo que sentía el planeta, y de inmediato dirigió un haz de Luz hacia el planeta y resonó una gran ola de amor en su oído. Si usted escucha y oye lo que Yo le digo, Yo voy a liberarte de tu miseria. Pero, hay que escuchar atentamente y, con ninguna idea de no creer, por lo que Yo voy a decir, es la verdad de lo que usted está sufriendo, y todo lo que necesita hacer para la liberación de ese sufrimiento, ‘es cambiar su mente acerca de él, y dejarlo ir’.

 

El planeta oyó lo que el Padre Sol estaba diciendo a través de su amor, y se detuvo por un momento y permitió que lo que se había dicho penetrara en él. La idea de dejar ir la miseria que había estado experimentando durante tanto tiempo, fue casi insondable. ¿Podría ser que en un instante, puedo dejar ir, lo que me ha estado molestando y atormentando mi alma, por tanto tiempo?. ¿Podría ser que yo puedo ser libre en un momento, y nunca volver a permitir que el temor instalarse otra vez?.

 

El Sol escuchó la idea de este querido y amado y, como el planeta contemplaba esta nueva idea, comenzó a sonreír en su interior. Ella abrió su boca y dio una gran mueca de deseo por la idea que comenzó a refrescar sus costas y a hacer mover las aguas y las olas. Ella comenzó a sentir un gran eructo desde dentro y pensó para sí misma, si yo puedo dejar esta energía -que está empezando a circular y circular dentro de mí-, mover adelante y aliviarme de mi pesadez, entonces, yo le apuesto que me sentiría mucho mejor, yo me sentiría libre y ligera, y lista para asumir la totalidad del universo en elevación y amor.

 

El planeta pensó por un momento acerca de esta posibilidad, y como ella hizo, los sentimientos de liberación comenzaron a hacer una diferencia en su estructura. Pedazos de su piel, que siempre ha sido cubierta por el agua, comenzaron a emerger una vez más y secarse fuera en la superficie. Ellas comenzaron a dar vida a un nuevo crecimiento y se dejaron al Sol para secar los pliegues y grietas, y dar nueva vida al llamado interior de la Luz. Las montañas y valles dieron de nuevo rumbo a los ríos y lagos. Las rocas y piedras apoyaron nuevamente árboles y pastos. La idea de las criaturas caminando alrededor y siendo una con las otras partes del planeta, comenzó a tomar vida.

 

Las criaturas empezaron a evolucionar y dar la bienvenida a nuevos tipos de seres que tomaron forma y descubrieron que ellos podían comunicarse con todas las otras formas de vida que ahora tomaron el gusto a esta nueva forma de ser. Ellos vieron un gran gesto que pasó a su nueva tierra y dieron un homenaje al Sol y sus partes en sus vidas. Ellos construyeron grandes imperios y descubrieron nuevas formas para poblar y dar nueva vida. Ellos crecieron en estatura, y ellos se separaron de la naturaleza. Ellos crecieron aparte y luego comenzaron a hacer cosas que no estaban en consonancia con lo que el planeta había sentido al principio, sobre cómo se estaba limpiando de la miseria que había estado allí.

 

Así, Ella una vez más levantó los ojos al Sol, Su Padre, y le preguntó, pero, ¿Cómo puedo hacer todo esto y todavía no puedo estar feliz?. ¿Cómo puedo sobrevivir a todo esto y mantener una calma interior y el amor para toda la vida?. Yo permití a aquellos sobre mi piel tomar el control y se perdió el contacto conmigo. ¿Cómo puedo mantener mi libertad para ellos y para mí?.

 

El Sol sonreía a su hija: “Mi querida Gaia Yo te he dicho acerca de la verdad última y, Yo He dicho que es la Voz de Dios, El Creador. Yo te he dado la verdad interior que vive en libertad y empoderamiento. Tú has tenido mucho tiempo esas energías dentro de tu suelo y toda la vida en la tierra, pero te has olvidado de una cosa acerca de todo esto. Te has olvidado de que tienes esa capacidad dentro de ti para reconocer al Dios Interior, y para escuchar la Voz de la Verdad y ese susurro de amor que habla de la Verdad de cualquier cosa que tú preguntas.

 

Gaia se sacudió un poco y sintió la Voz de la Verdad tirando de sus costas. Ella sabía que si ella no dejaba de hacerse preguntas y escuchara lo que esa Voz estaba diciendo -ella habría para siempre seguir en este conflicto-, y no podría ver lo que desde un principio estaba mirándola fijamente en la cara.

 

Ella se detuvo y ahora estaba en silencio. Nada se movía en su superficie o en su interior. Todo estaba tranquilo y en paz, por primera vez desde que todo esto comenzó. En esa paz silenciosa Gaia empezó a sentir la Voz resonando en su interior. Oyó las palabras secretas que le daban una sensación de alegría y paz, que ella no sabía al principio qué hacer, por lo que ella no hizo nada. Ella escuchó más y ella oyó más del amor generado en ella y alrededor de ella. Ella sentía que ella era ese amor y, cuando sintió que eso resonó en todo su ser, ella había oído la Voz de la Verdad y que ella estaba finalmente en los brazos del amor. Ella supo que la Voz de la Verdad se está viviendo por ella y todos los de su mundo.

 

Ella sonrió y abrazó a todo lo que ella era y es. Resonó a lo largo de ella la idea de que estaba completa –hacia sí misma-, y que su unidad con la Voz de la Verdad fue completa para siempre. Ella sabía que desde ese momento en adelante, ella podía seguir adelante en el poder y crear un mundo que nunca se reduciría del amor, que nunca se escucharía nada sino la Verdad, siempre que la Verdad se exprese en sí misma y en todas sus creaciones.

 

La pequeña niña en esa lejana galaxia miró a su padre con una suavidad que expresó su amor por toda la creación. Ella supo que en esas palabras de Verdad, vino la razón de por qué ella y su padre estaban allí donde estaban, y que su parte en lo que había oído había tenido éxito. Ella sabía que cuando su padre le dijo -antes de eso-, que algún día ellos entenderían lo que era su trabajo por el Universo había llegado a ser, y por qué ellos eran quienes son y veían como ellos hicieron.

 

Aunque su rostro era diferente el uno del otro y su estatura era individual, ellos habían completado la primera fase de su trabajo, y ahora estaban listos para continuar con la siguiente fase de sus vidas, en alegría, amor y paz. Ellos estaban listos para salir ahora y dar a sus vidas un nuevo significado en los caminos de la creatividad, empoderamiento y libertad, que ellos ahora sabían, estaba al alcance de todos y en el corazón y el alma de toda la vida a través de este Segundo Universo, que había sido creado para este propósito. Esta es la forma en que esto es, y ésta es la forma que siempre será. La libertad, amor y creatividad en la Verdad es lo que será para toda la expresión que ha de venir y ha siso siempre, y un día será.

 

Este es Orvotón una vez más, Y yo puedo ver las sonrisas en el rostro y las lágrimas de alegría en sus corazones y almas que ustedes comprenden, y en algún nivel profundo dentro de sí, recuerdan todo lo que está teniendo lugar en Gaia, como ella está preparándose para su presencia. Ella está ahora lista con ustedes en el nuevo principio. Tómenla de su mano y sigan sus órdenes en libertad, amor y empoderamiento, que le dará constancia de la Verdad para vivir por siempre. Tengan una muy alegre Navidad y sepan que, a partir de este uno y a través de la eternidad, Navidad sostiene un nuevo significado de nacimiento en el Amor y la Luz para todo el tiempo.

 

Gracias, querido Orvotón,

 

Amor, Nancy Tate