August 05, 2008              

 

Llamado a Despertar:

Nancy- Agosto 05, 2008

 

Hace dos noches -en medio de una tormenta monzón del sudoeste, con Toshiro en mi regazo clamando por seguridad de los palmoteos de los truenos y la lluvia que caía-, yo vi la película “Even Almighty’. Yo me acordé de cómo nuestras vidas están tan entrelazadas con el Todopoderoso.

Yo había –sólo un par de horas antes-, comprendido que al final de mi relación con un hombre en 1998, yo había vendido previamente mi único medio de transporte, una casa rodante 1976. Yo había pensado que el hombre y yo estaríamos en una relación para siempre. Terminó a través de su opción, y allí estaba yo, sin medios por los cuales salir y poder llevar a mi perro Lobo conmigo. Entonces, mi hermana en Oregón se ofreció a venir a Nuevo México, a buscarme y llevarme de regreso a casa con ella; yo agradecidamente estaba de acuerdo, porque yo había descubierto que llevar a mi perro en un vuelo de regreso a Maine, no era una posibilidad razonable.

De esa decisión vino la oportunidad de usar el vehículo extra que ellos tenían, mientras yo estaba allí, luego ir a través del país con mi hermana a mi ciudad natal, para estar allí cuando mi Madre tuvo una cirugía y para ver su recuperación. Mientras allí yo tenía el vehículo de mi Madre para usar. Cuando me fui para regresar a Arizona, yo fui invitada a quedarme con amigos, me fue dado el uso de un automóvil, un Ford Tauro, de otro querido amigo, quien se fue a trabajar durante cinco meses, hasta que mi casa atrás en Maine fue vendida. Y entonces, regresé al cierre de la casa, y mientras estaba allí yo compré un coche de un amigo que había cuidado muy bien del coche adicional que decidió vender. Yo conduje el coche de regreso a AZ y cuatro años más tarde lo di en la compra de la RV y el camión en el que Bob y yo entramos, en el comienzo de nuestra vida juntos.

Cuando yo me fui de esa relación hace poco, yo tomé el coche, otro Ford Taurus que habíamos comprado juntos; eso le dejó sin vehículo, porque nosotros habíamos renunciado al camión y RV, unas cuantas semanas antes. Yo sabía que yo tenía que salir, y aunque sabía que le dejaría sin vehículo, en mi estimación superando mis problemas de salud a su necesidad de un vehículo.

Después de haber estado de regreso en Bisbee durante aproximadamente una semana, yo estaba limpiando Cassita. Cuando yo me di cuenta de que las lluvias monzónicas se prolongaron, yo supe que yo había de salir para regresar a la casa de mi amigo, donde yo estaba quedándome.

¡Demasiado tarde!. Las lluvias habían hecho ya un río caudaloso del primer lavado al que vine. Me senté por unos minutos para decidir si podía transitar a través de las turbulentas aguas. Yo decidí que podía, y apenas lo hice. Entonces, fue el siguiente lugar para atravesar, y también fue apresurándose. Yo sabía que no podía volver, así que proseguí a través, sólo para detenerme en medio de la lluvia. Después de unos minutos y una llamada de teléfono celular a mi amigo para tranquilizarme, yo pude conseguir ir a través, y me senté durante unos minutos para dar descanso a mi coche, y también a mi corazón que latía, y la sensación de “yo no debería haberlo hecho”, en primer lugar!.

Yo estoy ahora esperando la decisión de la compañía de seguros en la reparación del coche y estoy usando el vehículo extra de un amigo aquí. Cualquiera sea el resultado de la situación del coche, yo sé que yo voy a salir adelante. Yo estoy ahora instalada en la Cassita, que, por cierto, pertenecía a una querida amiga que se ha trasladado a Iowa, donde yo he vivido algunas experiencias notables de sanación en los últimos años. Toshiro tiene un cerco en el patio donde jugar y tener su libertad.

En esta escritura, yo no estoy tratando de justificar lo que yo hice acerca de la situación del vehículo. Yo estoy presentando lo que es para mí una reproducción kármica, y quizás más que eso. Tal vez se trata de una comprensión más clara de lo que realmente es el karma. Puede ser considerado una reproducción de circunstancias similares que han llegado a la resolución. Yo me quedé sorprendida por la similitud de esta circunstancia a las otras. ¿Hay alguna necesidad de culpa en estas circunstancias?. Yo digo que no. Hay sólo lo que ha ocurrido y ha sido experimentado a través de las opciones que han sido hechas.

Todas las partes interesadas –a nivel de alma-, se han puesto de acuerdo para jugar su parte en todo el karma. Yo también comprendí ayer por la noche –mientras estaba viendo la puesta de sol y las nubes hacen sus cambios en el lenguaje de vida de la tierra-, que el karma es universal. Todo lo que alguien ha creado kármicamente, ha sido experimentado en un grado u otro por toda la existencia. Todos y Todo afecta a la Totalidad.

Yo miré ‘Even Almighty’ dos noches atrás; yo decidí llevarla conmigo –no porque yo sintiera que me diera un mensaje-, sino porque me gustaba y sabía que iba a ser entretenido volver e verla nuevamente. Mientras la miraba, yo me acordé de Dios, el Espíritu que está detrás de todo lo que nosotros hacemos. Todo lo que viene a nosotros y es tomado de nosotros, juega en la manera de qué enseñar a nosotros acerca de Dios, sobre nuestro Espíritu.

Eso toma todo el juicio de cualquier cosa que nosotros hacemos. Mientras yo estoy aquí sentada en mejor salud de la que yo he experimentado en tres años y en una situación que, a pesar de que me trae algunos problemas, es a la vez gratificante y satisfactoria y me trae alegría; yo me he encontrando a mí misma siendo niña otra vez, incluso antes de ver la película. Yo me encontrado riéndome de los pequeños trozos de vida que me dan alegría. Yo he encontrado que las verdaderas bendiciones están en las personas, en los animales y toda vida terrestre. Me han recordado cómo disfrutar la vida, desde una perspectiva de lo que es real y no cambia, sólo de acuerdo a nuestra perspectiva y las estaciones de la vida.

Yo también recuerdo que nosotros tenemos que vivir de acuerdo a lo que nosotros sentimos en el momento. Nosotros tenemos que dejar de lado lo que es noticia vieja, y lo que parecía trabajar para nosotros en el pasado. Ya no puede funcionar si nosotros tomamos nuestro poder para dárselo a otra persona, o alguna otra situación distinta que lo que nosotros sabemos para estar alimentándonos. Nosotros no hacemos ningún favor a cualquiera en esas situaciones. Eso yo lo sé porque es un hecho.

Al escribir estas líneas, yo estoy confiando todavía en los ordenadores de la biblioteca para acceder a mi correo electrónico. Yo debo estar en línea en cada en los próximos días. Yo tendré que esperar hasta ese momento con el fin de publicar esto en el “árbol”. Las lluvias monzónicas siguen bajando, limpiando el material viejo que nos ha estado manteniendo en energías del pasado. Aunque yo tengo recuerdos de cuando yo estuve aquí antes; ahora, es con las energías de hoy que yo empiezo mi vida aquí en este punto dulce de Arizona, por lo que es todo nuevo para mí y para Toshiro.

Toshiro empezó su vida justo subiendo la calle de aquí, y él siente la energía familiar y él está contento de estar aquí. Él no está en el mismo espacio como él era, y ésa es la novedad de su presencia aquí, porque todo es nuevo. Comprendo que con todos ustedes quien está todavía en el lugar que comenzó este viaje, o que han regresado de donde vinieron a esta vida. Todos es nuevo para ustedes ahora. Este es el reto que todos están cumpliendo ahora. Y es grande. Yo reconozco que la vida para mí aquí en Besbee es diferente, y yo doy la bienvenida a los cambios, porque es grande. Yo estoy renovando mis amistades y haciendo otras nuevas. Todo es grandioso!.

Gracias por ser Ustedes,

Amor, Nancy Tate

 

 

 

Nancy

 

Two nights ago in the midst of a southwest monsoon thunderstorm, with Toshiro clamoring for safety in my lap from the clapping of the thunder and the falling rain, I watched a movie, ‘Even Almighty’. I was reminded of how our lives are so entwined with the Almighty.

 

I had only a couple hours earlier realized that at the end of my relationship with a man in 1998 I had previously sold my only means of transportation, a 1976 motorhome. I had thought that the man and I would be in relationship forever. It ended through his choice, and there I was with no means by which to leave and be able to take my dog, Lobo with me. Then my sister in Oregon offered to come to NM and get me and take her back home with her; I thankfully agreed, for I had discovered that to take my dog on a flight back to Maine was not a reasonable opportunity.

 

From that decision came the opportunity to use the extra vehicle that they had while I was there, then to go across country with my sister to my hometown to be there when my mother had surgery and to see her recover. While there I had Mom’s vehicle to use. When I left to return to AZ I was invited to stay with friends, was given the use of the car, a Ford Taurus, of another dear friend and went to work for 5 months till my house back in Maine sold. I then went back to close on the house, and while there I bought a car from a friend who had taken very good care of the extra car he decided to sell. I drove that car back to AZ and four years later gave it up in the purchase of the RV and truck that Bob and I entered into at the beginning of our time together.

 

When I left that relationship recently I did so taking the car, another Ford Taurus, that we had purchased together; that left him without a vehicle, for we had weeks before that relinquished the truck and RV. I knew I had to leave and though I knew that it would leave him without a vehicle, in my estimation my health issues superceded that of his needing a vehicle.

 

After I had been back in Bisbee for about a week, I was at the cassita cleaning. When I realized that the monsoon rains were prolonged I knew that I had better leave to go back to my friend’s home where I was staying.

 

Too late! The rains had already made a rushing river of the first wash I came to. I sat for a few minutes deciding if I could make it through the rushing waters. I decided I could, and I barely did. Then there was the next place to go through, and it too was rushing. I knew I couldn’t go back, so I proceeded through, only to stall out in the midst of it. After a few minutes and a rushed cell phone call to my friend for reassurance, I was able to get through and sat for a few minutes to give my car the rest, and so too my beating heart, and feelings of “I shouldn’t have done it in the first place!”

 

I am now awaiting the insurance company’s decision on the repair of the car and am using the extra vehicle of a friend here. Whatever the outcome of the car situation, I know that I will come through. I am now settled into the cassita, which, by the way, used to belong to a dear friend who has moved to Iowa, and where I have experienced some remarkable experiences of healing in the years past. Toshiro has a fenced in yard in which to play and have his freedom.

 

In this writing, I am not seeking to justify what I did concerning the vehicle situation. I am presenting what is to me a karmic playout, and perhaps more than that. Perhaps it is a clearer understanding of what karma really is. It can be considered a playout of similar circumstances that have come to resolution. I was amazed at how similar this circumstance is to the other one. Is there any need to blame in these circumstances? I say not. There is only what has occurred and been experienced through choices that have been made.

 

All parties concerned, on a soul level, have agreed to play their parts in all karma. I also realized last night as I sat watching the sunset and the clouds make their changes in the language of earthlife, that karma is universal. All that anyone has created karmicly has been experienced to one degree or another by all of existence. Everyone and everything affects the whole.

 

I watched ‘Evan Almighty’ two nights ago night; I chose to bring it with me, not because I felt it would give me a message, but because I liked it and knew that I would be entertained to view it again. As I watched it I was reminded that God, Spirit is behind everything that we do. All that comes to us and is taken from us is played out in the way of what teaches us about God, about our Spirit.

 

That takes all of the judgment out of anything that we do. As I sit here in better health than I have experienced in three years and in a situation that, though it brings me some challenges, is both rewarding and fulfilling and brings me joy, I found myself being as a child again even before watching the movie. I have found myself giggling at the little pieces of life that bring me joy. I have found that the true blessings are in the people, and the animals and all earth life. I have been reminded of how to enjoy life from a perspective of what is real and doesn’t change, only according to our perspective and the seasons of life.

 

I am also reminded that we have to live according to what we feel in the moment. We have to set aside what is old news, and what seemed to work for us in the past. It can no longer work if we take our power and give it to someone else, or some other situation other than that which we know to be nurturing to us. We do no favors for anyone in those situations. That I know for a fact.

 

As of this writing I am still relying on the library computers for accessing my email. I should be online at home in the next couple of days. I will have to wait till that time in order to post this to the ‘tree’. The monsoon rains are still coming down, washing away the old stuff that has been holding us in the energies of the past. Though I have memories of when I was here before, now it is with today’s energies that I begin my life here in this sweet spot of AZ, making it all new for me and for Toshiro.

 

Toshiro began his life just up the road from here, and he feels the familiar energy and is glad to be here. He’s not in the same living space as he was, and that is the newness of his being here, for it is all new. Realize that with all of you who are still in the place you began this journey, or who have returned from whence you came to this life. It is all new for you now. That is the challenge that we all are meeting now. And it is grand. I recognize that life for me here in Bisbee is different, and I welcome the changes, for it is grand. I am renewing old acquaintances and making new ones. It is all grand!

 

Thank you for being You.

Love,

  Nancy