August 11, 2007              

 

Llamado a Despertar Pristine One

Agosto 11, 2007

 

 

Pristine One

 

Había una vez una niña, quien un día le dijo a sus padres 'que no hay nada en este mundo que yo no puedo hacer'. Yo puedo hacer todo, y todo lo que yo quiero hacer, y nadie que me conoce puede detener lo que yo estoy a punto de decirles. Hay una caverna en el medio de la Tierra, que no es sino una de muchas. En esa caverna se encuentra una verdad que es irreversible y digna de confianza, hay una reliquia en esa caverna que habla de los días pasados y de personas quienes vagaban por la Tierra en busca de una civilización que ellos sabían que había estado allí una vez antes.

 

Esta civilización tenía muchas herramientas y muchas maneras en las que ellos las usaban. Estas herramientas no eran del tipo que se encuentra en las minas y las cuevas de los sencillos. Eran herramientas de tal magnitud que se consideraba que han venido de otro mundo, un mundo en el que la habilidad de viajar al cosmos era algo común.

 

Cuando estas personas vagaban por la Tierra, ellos llevaron consigo la habilidad de ver el futuro. Ellos entraron en muchos pueblos y pidieron la orientación de aquellos que allí residían. Ellos encontraron ser muy amables y la llevaban con mucha gracia. A medida que transcurrían los días, ellos se encontraron no estar cansados o caídos en mal estado, porque ellos tenían un sustento que nada se comparaba.

 

Estas personas tomaron una gran cantidad de problemas para hacer sus viajes llenos de éxitos y cosechando una gran recompensa. Ellos viajaron a lugares donde nadie había ido antes. Aquí es donde entra el sistema de cavernas. Aunque había una gran belleza en la superficie de la Tierra, allí también era el gran temor de apreciación de algunos de la red de cavernas, que no estaba establecido demasiado lejos de la superficie de la Tierra. Con este sistema de cavernas fue establecido un plan, una red que era precisa y llena de promesa para el futuro descubrimiento de un mapeo definitivo, de no solamente lo que estaba por debajo de la superficie, sino también lo que estaba por encima de la Tierra en el cosmos.

 

Este mapeo/cartografía trajo una gran consternación para algunos de los seres de la superficie. Estos seres habían encontrado la Tierra para ser muy de su agrado, y habían considerado la Tierra para ser su nuevo hogar. Ellos querían este Planeta para ser de ellos, para hacer lo que quisieran con él. Después de encontrar este sistema de cavernas y su familiaridad en el cosmos, ellos decidieron que tenían que haber visitantes, quienes no tenían lugar en su exclusividad en el Planeta. Ellos se pusieron a buscar quienes eran los que se habían infiltrado y causado tales desviaciones de su nuevo hogar y estilo de vida.

 

A medida que ellos examinaban los artefactos en las cavernas, ellos pudieron ver el modelado de lo que ellos hablaron. Ellos podían ver el lenguaje que llevaba un mensaje de amor y luz a todo el Universo. Ellos pudieron también ver en la expansibilidad que este mensaje de amor era no solamente uno que resonó fuera a través de los cristales y vibraciones que emanaban fuera a través de los cielos, sino que también, sonaban fuera en el mismo centro de la Tierra.

 

Un día ellos se volvieron conscientes de una vibración sonora, que era inconfundiblemente un anillo de respuesta desde el centro de la Tierra, a aquellos que sonaban por debajo de la superficie. Estas respuestas sonaban sucesivamente a una velocidad tremenda, y el mensaje que fue transmitido era inconfundible. Sonó adelante la historia de la captura de los que habían encontrado su nuevo hogar en la Tierra y habían querido exclusividad. Ellos ahora estaban en peligro de perder esto, y ellos pronto sabrían quiénes iban a ser sus vecinos y seres compañeros de la Tierra.

 

Esto no resonó bien con ellos, porque ellos desde hacía mucho tiempo sentían su reclamo al Planeta. Ellos se reunieron en distintos lugares de la comunidad y planearon una forma de superar la embestida que ellos esperaban. Ellos anunciaron reuniones con los ancianos, que iban a tener lugar en varios lugares y todas al mismo tiempo, para que luego los representantes de esas reuniones pudieran reunirse en un tiempo determinado y discernir lo que ellos harían.

 

Esto resultó ser su perdición, porque cuando los resultados de todas las reuniones se unieron en la cita final, ellos encontraron a todos aquellos alrededor del mundo ser de una mente diferente. Ellos encontraron que en sus propias maneras, ellos habían encontrado la expresión de su propia voz interior, y había gran diversidad expresándose en todos las esquinas del mundo.

 

Esto consternó a los ancianos y en una sublevación momentánea, ellos arremetieron con aquellos quienes habían reportado esta diversidad, y los acusaron de no mantener la pureza de lo que ellos habían determinado ser la forma de vida del Planeta Tierra. Ellos les dijeron que ellos debían regresar a sus comunidades y corregir este mal que había sido presentado contra los ancianos, y que ellos -entonces-, debían rendir cuentas y asegurarles que había una vez una unión común en la intención de vivir en la Tierra.

 

Durante décadas y siglos esto continuó; y, mientras tanto, la fuerza de los ancianos estaba disminuyendo. Ya no estaba allí la fuerza que había gobernado una vez el clan. Una y otra vez hubo reuniones de los ancianos, y una y otra vez los informes eran insatisfactorios. Había un cambio evidente para otra forma de vida en el Planeta Tierra, y este fue el principio del fin de esta clase de vida, que los ancianos deseaban para su privado planeta hogar.

 

Lo que había ocurrido -ustedes ven-, era que la luz vida del alma de la Tierra había reinado en los corazones y mentes de toda vida en la Tierra. Esto tenía la naturaleza de anular todo lo que no estaba en armonía con lo que Gaia celebró inherentemente a su conexión a La Fuente. Éste era uno de los factores que había sido mal interpretado en el patrón de comunicaciones contenido en el sistema de cavernas, cuando ellos resonaron en el centro de la Tierra, el corazón de Gaia. A su propia manera, Gaia estaba guardando el equilibrio y estaba asegurando su lugar en el Universo.

 

Yo les digo todo esto ahora, porque está a punto de ser abierta la caverna que contiene la esencia de esta historia.  Esto es para ser la exhumación a través del sistema de cavernas, que será abreviada a través de la re-apertura de algunas de las minas en la Tierra. Esta re-apertura llevará al descubrimiento de esta caverna, donde los datos de esta historia están contenidos. Se trata de una caverna aislada que fue sellada hace miles de años, y era conocida para ser re-abierta en algún momento en el futuro. La tecnología que estaba presente en ese momento, ha superado con creces cualquiera que se conoce, ni siquiera concebida en la tierra en el presente. Habrá un despertar de los recuerdos de muchas personas de esta caverna, y la información tecnológica que está contenida en esa caverna. Estas personas serán atraídas para estar en la posición que les dará acceso a esta cueva y sus contenidos.

 

Dense cuenta de lo que Yo hablo ahora, de la época de la historia de la Tierra antes de que Gaia viniera y se convirtiera en el alma del Planeta. Esto era en los días de la transformación de la Tierra de su estado original a uno que estaba listo para su expresión interna de conocimiento. Esto fue después de que la Tierra se había separado de su identidad, y fue expulsada de su otra parte. La separación había comenzado como un concepto desde el primer momento del impacto de la fuerza que había impactado en el cuerpo cósmico original. Una vez que la separación había sido realizada, entonces, era un asunto de esta nueva forma de ser tomar forma y comenzar su expresión en la energía de separación. Esto fue ordenado por La Fuente, y era la intención de los cuerpos cósmicos en ese momento en el desarrollo del Universo.

 

Cuando Yo vinculo todo esto, en el principio de este mensaje, Yo llego a la parte donde la chica está relatando a sus padres la historia de la caverna y las reliquias que se encuentran dentro. Este es un momento en el que todas estas historias y verdades relativas de los que están volviendo a la superficie, de muchos de aquellos cuyas voces fueron silenciadas, cuando se trataba de estos asuntos. No era el momento en la evolución del hombre, no solamente poder comprender y entender la magnitud de esos cuentos, sino que, también llegar a un acuerdo y dar crédito a ellos. Ahora es el tiempo. Ahora, estos cuentos y muchos más están viniendo a la superficie, emergiendo de las cavernas de la mente y desde abajo de la superficie de la Madre Tierra. Es el tiempo para que el padre sea conocido y escuche la verdad que ellos también han mantenido escondidas en los rincones de sus mentes.

 

Yo invito a todos ustedes a traer estas historias a la superficie, y se den cuenta de que no son simples meras divagaciones de una imaginación demasiado activa. Estas son las contabilidades reales de lo que en algún punto de su evolución eran los recuerdos de lo que se vivió y experimentó en la Tierra. Ellos tiene validez y ellos mantienen la promesa para el futuro, porque ellos mantienen una pieza del rompecabezas que ofrece respuestas a algunas de las preguntas más profundas de los tiempos. Permítanse la voz de la libertad, en orden de ser capaces de liberar todas aquellas viejas memorias/recuerdos a la voz de la libertad, y el despertar desde las cavernas del olvido.

 

Yo invito a todos ustedes a responder cuando el asunto de sus orígenes viene a la mente. Den a sí mismos el regalo del descubrimiento y sepan que la voz que una vez fue silenciada, ahora puede ser escuchada. Resuena el mensaje de las verdades que vienen a ser reconocidas, y sabiendo que como ustedes hacen, ustedes liberan los enlaces que ustedes tienen en las viejas promesas de guardarse a sí mismos, que, es honrado y exclusivo de ustedes mismos. Ustedes están ahora recordando que son más que un grupo, ustedes son todo lo que hay.

 

Yo Les dejo ahora en honor y en amor. Sean para siempre la totalidad de lo que ustedes son.

 

Gracias querido/a Prístina; Fuente de toda Vida en la Tierra

 

Amor, Nancy Tate