April 17, 2010              

 

Hola queridos míos,

 

Hoy, uno de los lectores de los Llamados a Despertar, me envío un email con la preocupación por el uso de las palabras ‘queridos seres’ en el mensaje de ayer. La preocupación se expresó en parte con estas palabras: no estoy seguro de por qué, pero nunca me siento cómodo con el “queridos seres” en el saludo. Me sentí inspirada a responder, aunque yo no sabía lo que iba a decir: Cuando empecé a escribir yo sabía que alguien estaba hablando a través de mí. Lo que vino fue un maravilloso mensaje para todos nosotros. Pude sentir una profunda conexión con el Ser que se identificó como Aristóteles, que era realmente cariñoso y amable. Espero que este mensaje a continuación, le ayudará a cualquiera que pueda tener la misma preocupación que el lector hizo, para sentirse bien sobre estas palabras, queridos.

 

 

Aristóteles – Mayo 17-2010

 

De Aristóteles:

 

Las palabras ‘queridos’ comenzaron en los antiguos tiempos, cuando los profetas empezaron a ver lo que iba a venir y escucharon de sus Fuentes las palabras que serían claves en la liberación de la información, que nos mostraría a todos cómo estar en los tiempos de liberación y saber que somos tan benditos como lo hemos sido alguna vez, y para buscar la orientación u orientación que está ahí para todos nosotros.

 

Como las palabras –queridos- se expresan, ellas crean una resonancia que despierta el recuerdo de lo que es la clave a la liberación de la información para el momento. Existe una frecuencia que coincide con la frecuencia de la clave, y con esa frecuencia, existe una revelación de lo que está oculto de nuestra conciencia. Es un valioso saludo, y que es fundamental para traer inspiración, que ha sido codificada en la super-consciencia de todos nosotros.

 

La razón de por qué algunas personas pueden encontrar una resistencia a ellas, es porque en algunas vidas, algunas personas han usado las palabras ‘queridos’ de formas que provocaron la decepción, que fue diseñada para subvertir lo que estaba presentándose. Ésa es la razón por la que usted y algunos otros tienen la sensación de que debe haber una manera mejor para que los Seres de Luz se dirijan a todos nosotros. Para algunos hay un aire de decepción en estas palabras, y en cuanto esto se comprenda para lo que está ocurriendo, entonces, habrá una mayor claridad en cuanto a la verdadera intención de las palabras, y la apertura será completa.

 

Ustedes son amorosamente queridos, y con este mensaje a ustedes, Yo me despido y les veo en el gran honor. Yo Soy Aristóteles, y Estoy bendito por su presencia.

 

Gracias, querido Aristóteles

 

Amor, Nancy Tate