April 17, 2008                

 

Llamado a Despertar Sananda

Abril 17-2008

 

 

¡Qué dulce el día cuando ustedes encuentran una flor en floración dentro de su corazón!. ¡Qué gloriosa la mañana cuando el sol se asoma sobre el manto de la Luz del día y les da la bienvenida a su calidez!. ¡Cuán dulce el día en que la luz de la luna proyecta su luz sobre un día de un billón de bendiciones que completan la posibilidad del Cielo!. ¡Cuán dulce el día cuando ustedes claman en sus sueños de perfección de vida eterna!.

 

Yo Soy Sananda, y en este día Yo encuentro la dulzura de todos ustedes, porque Yo veo el amor irradiando desde su realización de lo que ustedes son. Cuando ustedes miren en el espejo deteniéndose en su trazo a través del sedoso cabello, vean lo que Yo veo, porque es oro y es genuino. Vean la luz que ilumina la habitación, y las sombras que brillan para saludar la luz que les abre el día. Vean el resplandor de todo lo que se les presente, a medida que ustedes saludan el día con su presencia.

 

No hay una presencia perversa ahí, excepto lo que ustedes perciben. Hay solamente la luz que es asignada a cualquier circunstancia que ustedes deben experimentar. Lleven la verdad de esa Luz de lo que ustedes perciben ser “menos que eso”, y ustedes podrán ver y sentir la verdad en ese momento. Existen solamente ustedes y ese momento en sus vidas, y ustedes pueden hacer ver y sentir de todas las formas que ustedes quieran, sin importar lo que la persona junto a ustedes, o al otro lado del globo, sienta y vea para ser.

 

Ustedes tienen esa capacidad, Mis queridos. Ustedes tienen la capacidad de brillar en el ejemplo de esa verdad. Ustedes pueden cambiar el mundo con cada respiración que ustedes toman, y  a medida que ustedes vayan creando cada momento en esa verdad, ustedes crearán un mundo que resonará con ustedes en cada momento de sus vidas. Es como ustedes lo ven y sienten, y tan pronto como ustedes permitan otra visión y emociones sobrecargar las suyas, ustedes encontrarán que sus momentos han cambiado y que ya no representa las de su verdad.

 

Yo les digo este simple hecho de la Ley del Universo, para que ustedes estén creando su mundo en la imagen de los muchos. Ustedes hacen eso cada momento y todos los días, Ustedes hacen eso porque ustedes viven en una sociedad que está entremezclada, una con la otra. Esto no es ni bueno ni malo, es lo que está en su visión del mundo. Yo Estoy aquí para decirles que en su visión del mundo, ustedes pueden crear lo que es representativo de los muchos, cuando ustedes comparten sus visiones y dan cabida a la idea de los muchos para satisfacer lo que ustedes inherentemente saben ser representativo, de lo que sienten en equilibrio y en resonancia con ustedes.

 

Había una vez un hombre -hace mucho en su historia-, que lloraba ante la idea de vivir una vida como él elegiría que fuera. Él estaba abrumado con la idea de que podía satisfacer su visión de la perfección en la Tierra. Con este llanto él salió de su mundo y miró a su alrededor. A través de las lágrimas, él tuvo una visión que le hizo detenerse y lo hizo pensar acerca de lo que lo había traído a las lágrimas, porque él reconoció que sus lágrimas fueron generadas a partir de la idea, de que él no pudo en su imaginación más salvaje, ser como él había previsto ser.

 

A medida que miraba la visión a través de sus lágrimas, él se vio a sí mismo ponerse de pie y caminar en un túnel de luz. Él vio este túnel de luz expandirse y llenarse de todos los colores del arcoíris. Él caminó en esta perfección de visión, y a medida que él lo hacía, él empezó a ver los colores expandirse en formas y figuras. Estas formas y figuras adquirieron una vida propia, y en esa vida, las formas comenzaron a moverse y cantar su propio tono particular de ser. En el coro que estaba rodeándole y dentro de él, él escuchaba su nombre siendo llamado por cada una de las formas. Como él giraba para responder a cada una de las voces, él vio que cada forma era él, cada rostro representaba otra personalidad de él.

 

Esto lo llevó a otro lugar en su corazón, y en ese lugar él sentía la agitación de la alegría que este conocimiento de su vastedad representaba, en el ámbito de la perfección que era posible para él. Él vio que por cada rostro llamando su nombre, él tenía muchas opciones de cómo vivir su vida y se daba cuenta de que cada camino estaba en la perfección, porque era su elección, después de todo.

 

Esto lo llevó a un lugar en el túnel que fue abriéndose e invitándole a un lugar que era a la vez familiar y todavía desconocido. Él entró en un lugar tranquilo, con árboles y flores por todas partes. La vegetación era increíble en su exuberancia, los colores de las flores eran exquisitos. Él se sentó en una roca nivelada que le invitaba a su descanso. Cuando los animales y la fauna de este jardín le saludaron, él vio la belleza en todas ellas. Él vio sus formas adquirir un resplandor que trajo lágrimas a sus ojos. Mirando en la escena a través de estas nuevas lágrimas, él vio algo más. Él vio lo que él había visto antes a través de sus lágrimas de desesperación en lo que no pudo ser. Esta vez, aunque él sabía lo que era, él sabía eso con tanta seguridad como él quería que fuera su realidad, y él sabía que siempre estuvo ahí para él ver y experimentar.

 

Él también sabía que no era tan diferente de lo que él había experimentado antes. Él vio que él podía traer esto a la perfección en su mundo cotidiano y eso tendría preferencia sobre todo lo demás que no era de su agrado. Él sabía que, incluso cuando el barro estaba manchando a su alrededor, él podía ver la belleza de las flores y los árboles, él podía sentirse unificado con todo lo que estaba vivo y vigorizante. Él podía vivir en un pozo negro de desesperación y caminar alrededor viéndolo como un jardín de amor y alegría. Él no sabía los detalles de cómo él podría hacer eso, él solamente sabía que era así.

 

Queridos Míos, Yo les digo esto. Aunque sea sólo en un momento de sus días, encuentren la verdad de lo que Yo He presentado a ustedes; entonces ustedes habrán encontrado la verdad que viven en su interior. ¿Cuántas veces ustedes han besado la mejilla de un niño y limpiaron las lágrimas de dolor y soledad?. ¿Cuántas veces ustedes cantaron una canción para borrar las lágrimas de tristeza que amenazaban con ahogar el amor que vive en sus corazones?. Ustedes tienen la fórmula en su interior para ver su mundo en perfección, no importando cómo lo ven los otros. Ustedes también tienen el poder de caminar a través de esa imagen de perfección en cualquier momento que ustedes elijan.

 

Lleven este conocimiento a su próximo movimiento y experimenten lo que les trae. No hay mayor claridad que esa expresada en Verdad y el amor del conocimiento interno de lo que ustedes son, y de los que ustedes son capaces. Vivan esa verdad y véanla expandirse en todas las expresiones de su vida. ¡Sépanlo!. ¡Vívanlo!. ¡Ustedes son eso!.

 

Gracias, querido Maestro Sananda

 

Amor, Nancy Tate